viernes, diciembre 28, 2007

En Marte

Esto no es un reproche, solo quiero explicar la cadena de recuerdos que motivó el presente: hace unos días, al llegar a casa de Tío Toto, una de las primeras cosas que me espetó A Sardeaux fue si este año no había llevado regalitos para todos.
Había olvidado totalmente que -más o menos- para la misma fecha, el año pasado nos juntamos en la misma casa y, por la ocasión, decidí regalar un librito a cada uno de los presentes;
pero la pregunta de Aye me lo trajo a la memoria inmediatamente, con un agregado: yo regalé los libros pero a cambio de una devolución por escrito, un comentario del libro que a cada uno tocara, para colgar acá mismo.
A su vez, esto me recordó el hecho de que NADIE me hizo ni un comentario, ni personalmente ni por escrito, del libro que le tocó en suerte, y que quizás por eso, por que tengo la sensación de que no los leyeron, en algún momento se me ocurrió no volver a regalar un putos libro...

Después recordé que, enterada de la idea que motivó la repartija, sin haber estado en la reunión, la Lic. Ortalda me mandó un mail reclamando su correspondiente libro. Como ya era verano y no nos veríamos hasta marzo, le dije que ya no tenía de esos libritos ni se los podía alcanzar, que en todo caso le podía mandar algo que acababa de leer en formato digital, y procedí a mandarle vía mail el cuento de Asimov “En Puerto Marte y sin Hilda”.
En definitiva, cuando no, la aplicada Ortalda fue la excepción que confirma la regla, abajo está el comentario (que dormía desde hace un año en mi casilla de correo) que mónica me envió sobre el cuento mencionado.

Sergio:
Marte es mi planeta favorito, Hilda se llamaba Mamá, Flora es la persona que me ayudó a criar a mis hijos, así que a través de los nombres recordé días maravillosos con mi madre (que no está físicamente presente desde hace 30 años) y con mis hijos.
Acabo de leer "Estoy en Puerto Marte sin Hilda" de Asimov, me gustó mucho la narración de las peripecias de ese policía espacial saliendo de vacaciones con su mujer a Puerto Marte.
Lo que me llamó la atención es por qué está contento cuando se entera que Hilda no lo va a acompañar: ¿estaría realmente entusiasmado por viajar con su mujer, o estaría pensando visitar a Flora, esa chica explosiva!!!!! a pesar de hacer el viaje con Hilda?
Por suerte, para mí, le encomiendan una misión urgente de la que depende el destino de la Galaxia.
Es de destacar la lucidez del personaje en descubrir razonable y rápidamente al delincuente para poder irse a ver a Flora y vivenciar la antigravedad o gravedad 0, pero Hilda llega justo al terminar la misión, ella consigue viajar junto a su amor y robarle una sonrisa. Como quien dice “le arruina el pastel” porque no puede ir al encuentro con Flora.
Estos tipos se creen que en cualquier momento pueden experimentar la infidelidelidad. ¿qué es lo que buscan y no encuentran junto a su mujer?, mejor que la dejen y vivan libres y felices con tantas otras.
Por otro lado, me quedé pensando en Flora, su vida transcurre satisfaciendo deseos ajenos, deja a veces compromisos importantes por el hombre que ella , pareciera, también desea. Nos pasa permanentemente cuando ejercemos nuestras libertades, elegimos pero dejamos fuera otras tantas cosas que nos harían vibrar y orbitar eternamente.
A propósito de Asimov, leí y ví “El Hombre Bicentenario”, extraordinaria obra , estoy segura de que si podemos criar y humanizar niños podríamos humanizar robots, en fin de cuentas no son más que dos creaciones humanas.
Hasta otra narración
Cariños
Moni

lunes, diciembre 24, 2007

El espíritu navideño de Henry Miller*

Estaba leyendo una novela de Miller (Nexus) y, en un capitulo que transcurre en época navideña, me sentí muy identificado con algunas formas de ver y sentir que tiene el autor con respecto a esta época. Por ejemplo, empieza diciendo: “...Para aumentar mi angustia, se acercaba la navidad. Era la época del año que no solo detestaba, sino que, además, temía. Desde que había llegado a la edad adulta, nunca había conocido una navidad buena. Por mucho que me opusiera, el día de navidad siempre me encontraba en el seno de mi familia: el caballero melancólico envuelto en su negra armadura, obligado como cualquier otro idiota de la cristiandad a llenarse el buche y escuchar la cháchara del todo vacía de su parentela...”
Hasta donde llegué a leer, el personaje vive una relación bastante atípica con su mujer (Mona) y una amiga de su mujer (Stacia), que para mi son “tortas”. “...Como esperaba, hacía las tres de la mañana del día de navidad, las dos llegaron tambaleándose y como cubas. El muñeco que habían llevado consigo, parecía haber recibido una paliza...” (es muy lindo lo del muñeco!!!).
Al otro día, tenían que ir a comer a la casa de los padres de Henry (no les conté, parece autobiográfica), imagínense, las minas amanecieron con una resaca que no podía ser. “...me pareció que lo mejor que podía hacer era dar un paseo....haría falta por lo menos una hora para poner presentable a Stacia, además, necesitaba respirar un poco de aire puro...” “Recordad, dije al abrir la puerta, tenéis una hora justa, no mas, si para entonces no estáis listas, saldréis como estéis”.
Salió a recorrer el barrio: “...hacía una mañana clara y fría. Durante la noche había caído una ligera nevada, suficiente para que fuera una navidad limpia y blanca...”

Después de recorrer los muelles fue hacia el barrio de los extranjeros. “...Un poco mas adelante me tropiezo con un par de mexicanos pendencieros, borrachos, demasiado borrachos como para poder asestarse puñetazos....y ahora, de la puerta lateral de un bar antiguo salen un par de zorras del aspecto mas inmundo que imaginarse pueda; salen tambaleándose a la clara y brillante mañana soleada de un día de navidad limpio y blanco. Una se inclina para levantarse las medias y cae de bruces; la otra la mira, como si no se lo creyera y sigue adelante tambaleándose, con un pie calzado y el otro descalzo. Serena dentro de lo que cabe, va tarareando una canción.
Un día espléndido, la verdad. ¡Tan claro, tan estimulante, tan tonificante! ¡Si, al menos, no fuera navidad!...”


Yo, personalmente -aunque no soy practicante- no tengo nada en contra de la navidad. Lo que me tiene un poco fastidioso son lo parientes que están por venir; sobre todo, al cuñado de mi vieja a quién llamamos “el avaro”, no se como me lo voy a aguantar...

“...todo lo que se decía se había dicho ya, y del mismo modo, exactamente mil veces. Mis respuestas eran también las mismas de siempre...”
Después de un rato en la mesa, uno empieza a mirar cada vez mas seguido el reloj “...¿y cuando podríamos despedirnos sin parecer que nos largábamos corriendo? Yo ya estaba impaciente por pirármelas...” Esto es algo que empiezo a pensar a eso de las diez:
“¿por lo menos cinco horas mas???
Siempre es bueno -si se puede-, hacerse una escapada entre comidas, y dormirse una pequeña siesta, como hicieron Mona y Stacia: “....¡Que astutas!, pensé para mis adentros. Eran ellas las que debían estar quitando de la mesa y lavando los platos. ¡Dolor de cabeza!....¿cuanto tiempo dormirían esas dos borrachas? Si descansaban, quizás no les importará tanto el tiempo que nos quedásemos. Yo sabía que tendríamos que tomar un bocado antes de marcharnos. No podía escabullirse uno a las cinco o las seis de la tarde. Tampoco podríamos escaparnos sin reunirnos en torno al árbol y cantar esa canción espantosa....”.

Parece que familiares molestos, quilombos para organizar, y borracheras se encuentran en todos lados (por lo menos, en la sociedad norteamericana de los treinta, y en la de Berazategui del dos mil tres). Habrá que superarlo de alguna manera, tratar de ser simpático con los familiares, y pensar en algunas cosas buenas, como los amigos y seres queridos, que con un llamadito o un mail te recuerdan que te tienen en cuenta; o el abundante morfi o escabio que se suele destilar...

Así que disfruten con sus seres queridos -aguanten a los no tanto-, tiren algunos cuetes, y delen sin asco al escabio, que ¡Una vez al año, no hace daño! Pero ojo, esto último con moderación, está bueno llegar a casa “hacía las tres de la mañana, tambaleándose y como cubas. Con un muñeco que habíamos llevado, que parece haber recibido una paliza”, pero no al punto de que alguien crea que nos unimos a un culto de “adoradores del ídolo de porcelana” -como me pasó hace poco- por que eso es muy feo.

Bueno, les mando un abrazo grande -un beso a las chicas-, espero que la pasen bien, y -como siempre- les deseo lo mejor.

elcersio


*El texto es un refrito de algo que hice circular por mail para la navidad de 2003. Como me parece que ninguno de uds. estaba en esa lista, y por que es menester colgar algo conmemorativo de esta fecha y no tengo otra cosa, y por que estoy haciendo limpieza en la compu, lo cuelgo, aunque hoy la situación –por suerte- no sea exactamente la misma que hace cuatro años.

jueves, diciembre 20, 2007

La vejez*

"Este enemigo es el más cruel de todos, el único al que no se puede vencer por completo; el enemigo al que solamente se podrá ahuyentar por un instante."

"Este es el tiempo en que un hombre ya no tiene miedos, ya no tiene claridad impaciente; un tiempo en que todo su poder está bajo control, pero también es el tiempo en el que siente un deseo constante de descansar. Si se rinde por entero a su deseo de acostarse y olvidar, si se arrulla en la fatiga, habrá perdido el último asalto, y su enemigo lo reducirá a una débil criatura vieja. Su deseo de retirarse vencerá toda su claridad, su poder y su conocimiento."

"Pero si el hombre se sacude el cansancio y vive su destino hasta el final, puede entonces ser llamado hombre de conocimiento, aunque sea tan sólo por esos momentos en que logra ahuyentar al último enemigo, el enemigo invencible".

"Esos momentos de claridad, poder y conocimiento son suficientes."

Esta es la última parte del paseo educativo por la obra de Castaneda, por ahora no robaré más con este autor pero, si no se me ocurre alguna otra injuria, estén segur@s de que a la brevedad encontraré otros a quienes citar.

viernes, diciembre 14, 2007

Último momento!!!

Parece que esta vez va en serio Si, después de tantas idas y venidas, al recordado ¿periodista? le cerraron las puertas –de salida- del cielo.
Al parecer, el barba (no Gutiérrez) negó la renovación de esa especie de “visa de trabajo en el más allá” que ostentaba el ahora recordado (y, según algunos, querido) Victor Sueiro, argumentando que ya había robado suficiente con el trilladísimo relato sobre la luz cegadora al final del túnel, la inmensa sensación de paz, etc.

“Hágase tu voluntad” repitieron todos sus seres queridos al finalizar el cepelio y, por las dudas, remacharon la tapa y lo mandaron bien p´bajo, no sea cosa que Nuestro Señor se arrepienta y nos tengamos que bancar a Catalina Blugui comentando algún nuevo y revelador libro probablemente llamado "Esta vez si que zafé cagando" o "Resucité pero hubo algunos incombenientes" (ver posible portada a pie de página).

“Ya está, qué más vas a buchonear”, le habría dicho el mandamás, “con vos estoy re-caliente, no te dejo volver más”.
Ahora estará sentado a la vera Tita Merelo, figura a la que, según comentaba un emocionado Luis Ventura, hoy por la mañana en AM Del Plata, nadie mejor que el supo entrevistar... y ella estará diciendo, mientras mira de frente una imaginaria cámara del viejo canal trece, “peveta, hacete el papá-nicolao ”.
En fin, a no ser que le hayan puesto en el jonca una linea directa con el programa del “Negro” Martineis, no creo que vuelva a sorprendernos con sus “Misterios y Milagros”.

Reportó desde el cementerio de La Chacarita:
elcersio, para radionoticias deapata.

P.D.:
Para quienes quieran ahondar en la producción de este autor, entre sus títulos más buscados se encuentran: "Más allá de la vida y La Gran Esperanza", donde se ocupó de las llamadas Experiencias Cercanas a la Muerte; "Más allá de la vida”, “La gran esperanza" , "Poderes" , "Curas sanadores y otros asombros" , "El ángel, un amigo del alma" , "Año 2000, las profecías" e "Historias asombrosas" .

jueves, diciembre 13, 2007

El Poder*

"El poder es el más fuerte de todos los enemigos. Y naturalmente, lo más fácil es rendirse; después de todo, el hombre es de veras invencible. Él manda; empieza tomando riesgos calculados y termina haciendo reglas, porque es el amo del poder."
"Un hombre en esta etapa apenas advierte que su tercer enemigo se cierne sobre él. Y de pronto, sin saber, habrá sin duda perdido la batalla. Su enemigo lo habrá transformado en un hombre cruel, caprichoso."
—¿Perderá su poder?
—No, nunca perderá su claridad ni su poder.
—¿Entonces qué lo distinguirá de un hombre de conocimiento?
—Un hombre vencido por el poder muere sin saber realmente como manejarlo. El poder es sólo una carga sobre su destino. Un hombre así no tiene dominio de sí mismo, ni puede decir cómo ni cuándo usar su poder.
—La derrota a manos de cualquiera de estos enemigos ¿es definitiva?
—Claro que es definitiva. Cuando uno de estos enemigos vence a un hombre, no hay nada que hacer.
—¿Es posible, por ejemplo, que el hombre vencido por el poder vea su error y se corrija?
—No. Una vez que un hombre se rinde, está acabado.
—¿Pero si el poder lo ciega temporalmente y luego él lo rechaza?
—Eso quiere decir que la batalla sigue. Quiere decir que todavía está tratando de volverse hombre de conocimiento. Un hombre está vencido sólo cuando ya no hace la lucha y se abandona.
—Pero entonces, don Juan, es posible que un hombre se abandone al miedo durante años, pero finalmente lo conquiste.
—No, eso no es cierto. Si se rinde al miedo nunca lo conquistará, por­que se asustará de aprender y no volverá a hacer la prueba. Pero si trata de aprender durante años, en medio de su miedo, terminará conquistán­dolo porque nunca se habrá abandonado a él en realidad.
—¿Cómo puede vencer a su tercer enemigo, don Juan?
—Tiene que desafiarlo, con toda intención. Tiene que llegar a darse cuenta de que el poder que aparentemente ha conquistado no es nunca suyo en verdad. Debe tenerse a raya a todas horas, manejando con tien­to y con fe todo lo que ha aprendido. Sí puede ver que, sin control sobre sí mismo, la claridad y el poder son peores que los errores, llegará a un punto en el que todo se domina. Entonces sabrá cómo y cuándo usar su poder. Y así habrá vencido a su tercer enemigo.
"El hombre estará, para entonces, al fin de su travesía por el camino del conocimiento, y casi sin advertencia tropezará con su último enemi­go: ¡la vejez!


Cuarta entrega de "las enseñanzas"... tercer enemigo al que debe enfrentarse el hombre en la búsqueda del conocimiento.

viernes, noviembre 23, 2007

La claridad

"Fuerza al hombre a no dudar nunca de sí. Le da la seguridad de que puede hacer cuanto se le antoje, porque todo lo que ve lo ve con claridad. Y tiene valor porque tiene claridad, y no se detiene en nada porque tiene claridad. Pero todo eso es un error; es como si viera algo claro pero in­completo. Si el hombre se rinde a esa ilusión de poder, ha sucumbido a su segundo enemigo y será torpe para aprender. Se apurará cuando debía ser paciente, o será paciente cuando debería apurarse. Y tonteará con el aprendizaje, hasta que termine incapaz de aprender nada más".
—¿Qué pasa con un hombre derrotado en esa forma, don Juan? ¿Muere en consecuencia?
—No, no muere. Su segundo enemigo nomás ha parado en seco sus intentos de hacerse hombre de conocimiento; en vez de eso, el hombre puede volverse un guerrero impetuoso, o un payaso. Pero la claridad que tan caro ha pagado no volverá a transformarse en oscuridad y miedo. Será claro mientras viva, pero ya no aprenderá ni ansiará nada.
—Pero ¿qué tiene que hacer para evitar la derrota?
—Debe hacer lo que hizo con el miedo: debe desafiar su claridad y usarla sólo para ver, y esperar con paciencia y medir con tiento antes de dar otros pasos; debe pensar, sobre todo, que su claridad es casi un error. Y vendrá un momento en que comprenda que su claridad era sólo un punto delante de sus ojos. Y así habrá vencido a su segundo enemigo, y llegará a una posición donde nada puede ya dañarlo. Esto no será un error ni tampoco una ilusión. No será solamente un punto delante de su ojos. Ese será el verdadero poder.
"Sabrá entonces que el poder tanto tiempo perseguido es suyo por fin Puede hacer con él lo que se le antoje. Su aliado está a sus órdenes. Su deseo es la regla. Ve claro y parejo todo cuanto hay alrededor. Pero también ha tropezado con su tercer enemigo: ¡el poder!"


*Tercer entrega de "las enseñanzas"... segundo enemigo al que debe enfrentarse el hombre en la búsqueda del conocimiento.

viernes, noviembre 16, 2007

El miedo*

Domingo, 15 de abril, 1962

Cuando me disponía a partir, decidí preguntarle una vez más por los enemigos de un hombre de conocimiento. Aduje que no podría regresar en algún tiempo y sería buena idea escribir lo que él dijese y meditar en ello mientras estaba fuera.
Titubeó un rato, pero luego comenzó a hablar.
—“Cuando un hombre empieza a aprender, nunca sabe lo que va a encontrar. Su propósito es deficiente; su intención es vaga. Espera recom­pensas que nunca llegarán, pues no sabe nada de los trabajos que cuesta aprender”.
"Pero uno aprende así, poquito a poquito al comienzo, luego más y más. Y sus pensamientos se dan de topetazos y se hunden en la nada. Lo que se aprende no es nunca lo que uno creía. Y así se comienza a tener miedo. El conocimiento no es nunca lo que uno se espera. Cada paso del aprendizaje es un atolladero, y el miedo que el hombre experimenta empieza a crecer sin misericordia, sin ceder. Su propósito se convierte en un campo de batalla."
"Y así ha tropezado con el primero de sus enemigos naturales: ¡el mie­do! Un enemigo terrible: traicionero y enredado como los cardos. Se que­da oculto en cada recodo del camino, acechando, esperando. Y si el hom­bre, aterrado en su presencia, echa a correr, su enemigo habrá puesto fin a su búsqueda".
—¿Qué le pasa al hombre si corre por miedo?
—Nada le pasa, sólo que jamás aprenderá. Nunca llegará a ser hom­bre de conocimiento. Llegará a ser un maleante, o un cobarde cualquie­ra, un hombre inofensivo, asustado; de cualquier modo, será un hombre vencido. Su primer enemigo habrá puesto fin a sus ansias.
—¿Y qué puede hacer para superar el miedo?
La respuesta es muy sencilla. No debe correr. Debe desafiar a su miedo, y pese a él debe dar el siguiente paso en su aprendizaje, y el siguiente, y el siguiente. Debe estar lleno de miedo, pero no debe detenerse. ¡Esa es la regla! Y llega un momento en que su primer enemigo se re­tira. El hombre empieza a sentirse seguro de sí. Su propósito se fortalece. Aprender no es ya una tarea aterradora.
"Cuando llega ese momento gozoso, el hombre puede decir sin duda que ha vencido a su primer enemigo natural."

—¿Ocurre de golpe, don Juan, o poco a poco?
Ocurre poco a poco, y sin embargo el miedo se conquista rápido y de repente.
—¿Pero no volverá el hombre a tener miedo si algo nuevo le pasa?
No. Una vez que un hombre ha conquistado el miedo, está libre de él por el resto de su vida, porque a cambio del miedo ha adquirido la claridad: una claridad de mente que borra el miedo. Para entonces, un hom­bre conoce sus deseos; sabe cómo satisfacer esos deseos. Puede prever los nuevos pasos del aprendizaje, y una claridad nítida lo rodea todo. El hombre siente que nada está oculto.
"Y así ha encontrado a su segundo enemigo: ¡la claridad! Esa claridad de mente, tan difícil de obtener, dispersa el miedo, pero también ciega."


*Segunda entrega de "las enseñanzas"... primer enemigo al que debe enfrentarse un hombre en su búsqueda del conocimiento.

viernes, noviembre 09, 2007

“Las enseñanzas de Don Juan” Primera parte*

Sábado, 8 de abril, 1962

...en nuestras conversaciones, don Juan usaba a menudo la frase "hombre de conocimiento", o se refería a ella, pero nunca explicaba qué quería decir. Inquirí al respecto.
Un hombre de conocimiento es alguien que ha seguido de verdad las penurias de aprender —dijo—. Un hombre que, sin apuro, sin vacilación ha ido lo más lejos que puede en desenredar los secretos del poder y el conocimiento.
—¿Puede cualquiera ser un hombre de conocimiento?
No, no cualquiera.
—¿Entonces qué debe hacer un hombre para volverse hombre de conocimiento?
Debe desafiar y vencer a sus cuatro enemigos naturales.
—¿Será un hombre de conocimiento tras derrotar a estos cuatro enemigos?
Sí. Un hombre puede llamarse hombre de conocimiento sólo si es capaz de vencer a los cuatro.
—Entonces, ¿puede cualquiera que venza a estos enemigos ser un hombre de conocimiento?
Todo el que los venza se convierte en un hombre de conocimiento.
—¿Pero hay requisitos especiales que un hombre debe cumplir ante de luchar con estos enemigos?
No hay requisitos. Cualquiera puede tratar de llegar a ser hombre de conocimiento; muy pocos llegan a serlo, pero eso es natural. Los ene­migos que un hombre encuentra en el camino para llegar a ser un hom­bre de conocimiento son de veras formidables, de verdad poderosos; y la mayoría, pues, se pierde.
—¿Qué clase de enemigos son, don Juan?


Se negó a hablar de los enemigos. Dijo que pasaría largo tiempo antes de que el tema tuviera algún sentido para mí. Traté de mantener vivo ese tema, y le pregunté si pensaba que yo podía volverme hombre de conoci­miento. Dijo que nadie podía decir eso de seguro. Pero yo insistí en pre­guntar si había algunas pistas que él pudiera usar para determinar si yo tenía o no oportunidad de convertirme en un hombre de conocimiento. Dijo que dependería de mi batalla contra los cuatro enemigos —de si po­día yo vencerlos o salía vencido- pero que era imposible predecir el resultado de esa lucha.
Le pregunté si podía usar brujería o adivinación para ver el desenlace de la batalla. Dijo terminantemente que los resultados de la contienda no podían anticiparse por ningún medio, porque volverse hombre de cono­cimiento era cosa temporal. Cuando le pedí explicar este punto, replicó:
Ser hombre de conocimiento no tiene permanencia. Uno no es nunca en realidad un hombre de conocimiento. Más bien, uno se hace hombre de conocimiento por un instante muy corto, después de vencer a los cuatro enemigos naturales.
—Debe usted decirme, don Juan, qué clase de enemigos son.
No respondió. Insistí de nuevo, pero él abandonó el tema y se puso a hablar de otra cosa.
Continuará...
Posted by Pory
*Fragmento en que Don Juan habla a Castaneda sobre los peligros que se debe enfrentar para convertirse en “hombre de conocimiento”.
En Castaneda, Carlos "Las esnseñanzas de Don Juan". Fondo de Cultura Económica. 1974. (págs. 87 a 91).

lunes, octubre 22, 2007

Contingente Bizarro

Estos fueron los dignatarios de la UNQ en el encuentro nacional de educadores; Rio IV, Córdoba, 2007.

De izquierda a derecha, arriba: He-Man, Chuwaka, LaSolé, Rosita del Río, El topo, El cuervo, Julia Rampolla, Sardeaux y Abelardo; abajo Digo Alvaro “Zunga” Alvarez Crespo, La tostada Torres, La Elfa Elizoide, Pomelo que se acomoda como puede después de poner la cámara en automático y correr hasta el objetivo, Kent -el novio de Barbie-, y –apodo todavía no blanqueado- Macías.

Resultaría muy extenso un relato de todo lo ocurrido, así que los invito a que dejen –en comentarios- algunos de esos momentos que –por buenos o por malos- consideran inolvidables.


Ahí se ven

martes, octubre 16, 2007

Brindo por que me reconcilié con el sistema II

Acá está, les paso el número para que me encuentren en todo horario, esté donde esté, para invitarme a jugar a la pelota o, simplemente, para saber donde joracas estoy y que estoy haciendo... lo que se dice “funsión de control”...
Y como considero a la comunicación la droga que hoy más adictos tiene, cuando no responda deberé esperar que se pongan histéricos/as, por que “algo me habrá pasado”.
A si que, si no atiendo, no intenten tranquilizarse con excusas del tipo “no tendrá crédito”, “lo tendrá apagado” o “se lo habrá olvidado en la casa”.

¿Cómo voy a tener apagado u olvidar esto que hoy es vivido como un apéndice más del cuerpo humano? Si no atiendo es por que me pasó algo muy malo (probablemente me hayan zampado un cuetazo para sacarme –por supuesto- el celular) o, simplemente, por que no lo quiero hacer.

...Hablando de apéndices, me crucé con un grupo de boludones, en ronda, abstraídos en y comparando sus celulares... Sin querer pecar de pansexualista (como el querido Freud) la imagen me recordó algo que muy comúnmente hacen los niños de corta edad, comparar sus pitos: ver si son iguales o si son distintos, si son más largos, si son más gruesos, si tienen cámara; comparan las resoluciones, si son polifónicos, si tienen alguna cicatriz, si tienen walpapers; si les estan creciendo pendejos, el color, la formal, etc.

Supongo que las comparaciones podrían seguir pero, en suma, se puede decir que el celular se ha convertido en símbolo de status, objeto de culto y fuente de placer para sus orgullosos poseedores... ¿a qué les recuerda esto?

Por mi parte, no creo que mi nuevo “celu” cumpla con las primeras dos funsiones, ya que compré el aparato (de los más baratitos, por cierto) usado a un amigo y le agregué uno de esos chips que venden por cinco mangos en el tren... ni símbolo de status ni objeto de culto, espero que por lo menos vibre!!!

Pero bue... creo que ya esparcí suficiente veneno tratando de justificarme, ahora los dejo en compañía de sus respectivos celus que, como todos sabemos, demandan menos y ofrecen más que un amigo o un amor.

Nos vemos o, mejor, nos mensajeamos:
elcersio

P.D.: me olvidaba lo más importante; 15-5-970-1125 es el número de mi pito, digo de mi celular; manden mensajitos para que los agende.

domingo, octubre 07, 2007

The pilgrimage... la caminata surrealista del pomelo.

En mi caso, más que una cuestión de fe, fue una “cuestión de peso”.
Para el no creyente, la caminata de Liniers a Luján solo puede justificarse por una especie de “gusto por la actividad física” y las ganas de “hacer la experiencia”. Como le decía a mi hermano, “era una boludez que una vez en la vida tenía que hacer...”.

Por supuesto, nunca más.

La primera parte de la travesía me dediqué a reírme de todo: del cansancio, de las ampollas, de los que me ofrecían pastillas para los calambres y el dolor, de los que vendían medias y plantilla, de los 65 kilómetros y, sobre todo, de las pancartas que decían “fuerza peregrinos, la madre los espera”.
“La madre de quién”, dije a modo de broma, “la mía quedó en casa... debe estar meta sánguche de bondiola... a no ser que esa guacha se haya tomado un bondi para darme la sorpresa cuando llegue...”.

Así fue como mi inclinación a contradecir todo compensó mi falta de fe: no quería claudicar para no tener que bancarme a los catolicones que me acompañaban diciendo cosas como “nosotros llegamos por que nos guía el señor...” o algo por el estilo. Se la tuvieron que guardar, empastillados y todo, llegaron después que yo.

Igualmente, debo reconocer que, en los últimos tramos, cuando el mal humor comenzó a ganarme, acepté (siempre para mis adentros) que se trata de una empresa injustificable desde cualquier lugar que no sea la fe: los otros venían cantando y dándose fuerza, por una promesa o para llevar un deseo. Ellos creen, pensé, y –equivocados o no- parece una buena razón para seguir. Por mi parte, "cuando quiera hacer deporte, iré hasta la plaza de Ranelagh y listo, corro hasta donde me de el cuero y cuando me canso me subo al auto y me vuelvo a casa... [si no es la fe] quién carajo me manda a ir hasta Luján..."
A la iglesia ni entré, era un kilombo de gente, "cuando quiera conocerla, me voy tranquilo en auto un día que no haya nadie"... la tenía con lo del auto... En cuanto a los deseos que me movían, preguntó una tía muy creyente, eran solo dos: “llegar y que esté la combi” y “que la combi me lleve rápido a casa”... a pesar de mi apatía, la virgen concedió...

Cabe aclarar que estos pensamientos entre comillas no fueron el resultado de estar sintiendo en el cuerpo los estragos de tamaña actividad: intensos dolores musculares y articulares, calambres, ampollas, un agotamiento físico del que se tarda semanas en recuperarse, son síntomas de los que me advirtieron mucho pero que –por suerte- no sentí.
La verdad, llegué mucho mejor de lo que esperaba, solo tengo alguna pequeña ampolla –que no llegó a reventarse-, una saludable tonalidad carmesí en el rostro, y un considerable dolor en la planta del pie derecho causa de una mala elección de calzado... nada más, si no fuera por el pie que me obliga a caminar como un pato diría que “estoy como si nada”, (y hasta me hubiera animado a pegarle unas vueltitas a la plaza) pero como me dijo “Diente”, mi compañero de caminata, “¿qué querés, llegar y –encima- que no te duela nada?”.

En fin, si no lo vuelvo a hacer es por que se me hizo insoportable la ansiedad, en un momento quería “llegar ya”, y no llegaba más. Por eso, cuando me despedía de los promesantes que me acompañaran y alguno me preguntaba si contaban conmigo para la próxima, yo le decía
“me voy a tomar el año que falta para pensarlo bien...” .
Es decir, nunca más.

el[místico]cersio

viernes, septiembre 21, 2007

La mentira de los servicios privados

Los que estamos en el tema, sabemos bien que las escuelas privadas, salvo honrosas excepciones, obedecen más a una lógica de costo-beneficio que a lógicas estrictamente pedagógicas. Así, estando los costos representados mayormente por “los gastos en capital humano” y los beneficios por las cuotas que pagan los alumnos, resulta totalmente falsa la creencia de los padres de que “por que pagan una cuota obtienen una mejor educación para sus hijos”; lo cierto es que las condiciones de trabajo, en la mayoría de las escuelas privadas, son sumamente precarias, por lo que los docentes con mayor capacitación y experiencia prefieren trabajar en el sistema estatal.

No tengo mucha data para hablar sobre salud, pero muchos comentarios indican que la atención dentro del sistema privado no es todo lo buena que se podría esperar. En ambos casos, tanto en escuela como en hospital, el argumento más fuerte para elegir el sistema privado parece ser el miedo a la proximidad con aquellos que viven otra realidad social.
Respecto a la seguridad, por estar emparentado con alguien que se desempeña como “transportista de cargas” (léase fletero), he tenido la oportunidad de presenciar la conversación que este mantuviera con un Comisario de Policía en circunstancia de sentar una denuncia por el robo de un “equipo completo” de cemento (treinta toneladas).
-El comisario, visiblemente irritado por la torpeza del pequeño-empresario que no tomaba ninguna “precaución extra” para el traslado de tan valiosa carga, sugería constantemente opciones posibles para evitar -a futuro- dicho inconveniente... al que el mismo no podía dar solución.

Más allá de las sospechas de connivencia entre delincuentes y policía que generó esta situación, y más allá de algunas parodias de eficiencia policíaca que debimos soportar, quedó flotando la pregunta de “¿si el mismo comisario admite que no puede hacer nada, salvo recomendar seguridad privada, para qué le estamos pagando un sueldo de comisario, en concepto de qué?, ¿no sería mucho más conveniente para el estado contratar un dependiente o pasante que dé los mismos servicios (informes) a cambio de una remuneración diez veces menor a la de un Comisario de Policía?"

Sarcasmos aparte, el empresario decidió contratar un sistema de seguimiento satelital (más precisamente, Lo-jack) para sus camiones; las “motos” con custodios siguiendo constantemente a los camiones y los seguros de carga encarecían sensiblemente el producto final.

Algunos años después, el lunes 17 de septiembre de 2007, el mismo transportista sufre otro robo; esta vez no interesaba la carga sino el camión. La policía, como buen organismo del estado, no hace nada.
La seguridad privada, tampoco: al parecer, todo el sistema de Lo-jack se sustenta en el simple (y débil) hecho de que el chofer, poniendo en riesgo su propia vida, apriete un “botón de pánico”.
También parece que la compañía desconoce el “modus operandi” de los piratas del asfalto, que lo primero que hacen es reducir al chofer del vehículo a robar, imposibilitándolo para cualquier pedido de ayuda, y secuestrándolo durante el tiempo que les lleva encontrar y anular los sensores del sistema de seguimiento satelital, para liberarlo a las dos horas –aproximadamente- cuando, a los ojos del gran hermano Lo-jack, el vehículo no existe más.

Vale aclarar que estoy totalmente en contra de los que piden [más] “mano dura” o “justicia por propias manos” de la sociedad civil; pero muchos de los que –con razón- hablan en los medios en contra de las posturas mencionadas, son personas acomodadas que desconocen el enorme esfuerzo que representa para una persona de clase media acceder (y mantener) a una herramienta de trabajo tan costosa como puede ser un camión.

Si la indefensión es total, si le estamos pagando el sueldo a un comisario solo para que nos informe de los beneficios de un sistema de seguridad privada, y si estos últimos se limitan a “cobrar la cuota” sin brindar ningún servicio a cambio, alcanzando así niveles ideales de eficiencia dentro de un esquema costo-beneficio; es decir, tampoco sirven para nada. ¿Cómo pedirle a alguien que no defienda con su propia vida lo que toda una vida de esfuerzos le costó?
Ahi se ven

jueves, septiembre 13, 2007

Mi libro favorito del momento


El relato es en primera persona, quien habla es un internado que, como tal, va entremezclando la realidad con los delirios propios de su mal. En ese sentido, de a ratos cuesta distinguir lo real de lo imaginado.

Las primeras ciento cincuenta páginas son muy áridas, pobladas de minuciosas descripciones de patologías y tratamientos que sufren los internados del loquero donde transcurre la acción. Quizás, sin algún interés personal en estas cuestiones, no se podría avanzar.

Sufren. Como dice el dicho, no se sabe que es peor, si “el remedio o la enfermedad”. Todos guardamos en nuestra imaginación alguna idea de lo que pasa en estos lugares, nadie vuelve, nadie se cura: cuando te ponen el cartel de loco no hay vuelta atrás.

En nuestro libro, esto es así hasta que aparece el personaje principal: un delincuente que simula trastornos psíquicos para eludir una condena a trabajos forzados.

El delincuente, fanfarrón, timador y pendenciero, lo primero que hace al ingresar al internado es presentarse como jugador compulsivo, y advierte a los presentes que iba a desplumarlos como a pollos. Acto seguido, procede a estrechar las manos de todos, ya sean “agudos”, “crónicos” o “vegetales”, tales eran las categorías en que se dividían los enfermos.


Primera cosa interesante: ese acto, el acto de tomar hasta las manos de los “vegetales” (que, por supuesto, no podían tendérselas) es una acto de reconocimiento; y aunque pareciera que en sus acciones siempre está la búsqueda del beneficio personal, en el mismo acto reconoce a los otros como “iguales”.
Ese fue el primer cambio, cuando Mc Murphy obvió los carteles de “loco”.

A partir de ahí comienzan a surgir disputas, cada vez más intensas, contra la dirección del centro. Extraordinariamente carismático, el personaje comienza a encabezar los reclamos de los internos, que en realidad son sus reclamos, y a revelarlos contra las normas establecidas; todo esto devendrá en una lucha dramática que no tiene gracia revelar en que termina...

Es muy buena la guerra diplomática que entablan Mc Murphy (interpretado en la versión cinematográfica por el gran Jack Nicolson... no pude dejar de imaginarlo mientras leía) con la enfermera principal: ella trata de descalificarlo mostrando a los enfermos el rédito que él saca de todas las acciones que emprende, él los compra con su espíritu de camaradería y mostrándoles lo que está haciendo el sistema con ellos y lo que podrían ser.

Finalmente, ¿qué es Mc Murphy, un aprovechador o alguien que lucha por sus compañeros?
Creo que las dos cosas, como todo hombre. Tiene sus dobleces, pero la enfermera sabe como manipular a los pacientes, y les impone una visión maniquea de Mc. ¿Es bueno o es malo? ¿Nos ayuda o nos perjudica? Las dos cosas, como todo hombre.

Como decía, el libro es terrible, trágico, insoportable, pero también hermoso. Si, supongo que puede ser todas esas cosas.
Llegando a la “zona áurea” del relato, el autor se deja de minucias e introduce la acción con la magnífica escena de la excursión –terapéutica- de pesca en altamar, por supuesto, organizada por Mc para los locos... y para agarrar algún dinero extra. Por supuesto, la enfermera no sabe que llevan dos prostitutas a bordo.
Para este momento, ya me siento parte del grupo de “locos lindos” y vivo la aventura con ellos; las hojas pasan cada vez más rápido y temo terminar pronto. Pasa, ¿no?, que uno se apura, se apura, y en el momento de terminar, si el asunto está bueno, no quiere hacerlo... “quisiera que esto dure para siempre”.

Pero bueno, el final se desencadena después de una juerga con alcohol, drogas y prostitutas organizada por Mc en el mismísimo pabellón; no se los voy a contar, pero por cierto que “no comen perdices”.

Queda por mencionar la excelencia de la pluma de Ken Kesey*, nada que añadir, nada que quitar, ningún hilo suelto, ni un pero, nada. No son muchos los libros que me hayan cerrado así... mientras cuelgo esto estoy viendo que otras cosas tiene escritas.

Así que no me queda más que recomendarlo.
Cuando algo me gusta tanto siempre quiero compartirlo pero, a la vez, también, cuando una obra está tan buena se me despierta el gen basurero y quiero tenerlo ahí, guardado para una hipotética e improbable futura relectura.
Entonces, si lo quieren leer, cómprenlo (yo lo pagué siete pesos en la librería de usados), o hagan una oferta que pueda inhibir al mencionado gen... después de todo, si la oferta es buena... parece que aprendí la lección de Mc.

Nos vemos.

*Recomiendo la biografía de este muchacho, ya se como aprendió tanto sobre alucinógenos...

lunes, septiembre 03, 2007

NEVER MIND

“Podría realizar un ensayo de respuesta y decir que se trata de una actitud de rebeldía, un modo de expresar la disconformidad ante el mundo contemporáneo de la manera más radical y visceral posible, una forma de vida, anarquismo en su esencia más pura…” (Veleta dixit 2007)

En su blog, mi amigo JP hace un repaso de discos que lo marcaron y, al llegar a uno de los Sex Pistols, hace la síntesis que adjunto sobre lo que para el es el Punk.

Ahora, este párrafo me trajo el recuerdo de una publicidad, no me acuerdo de que, donde un gordo vestido de punk se arranca la ropa y queda inmediatamente convertido en careta (en el careta que llevaba dentro), al grito de “brindo por que me amigué con el sistema… sistema te quiero como sos!!!

La verdad, me es insoportable, la actitud del tipo es de tal patetismo que me angustio solo de recordarlo.

¿Por qué será?

Nunca me identifiqué con ese estilo, pero me gusta creer que existen ideologías como la que Veleta identifica con el Punk, y que sus cultores las defienden a muerte… ¿será porque que conozco de varios punks redimidos, que la publicidad me hace tanto mal? Posiblemente, arrancarse las convicciones como un trapo no es para nada gracioso.

elcersio


viernes, agosto 24, 2007

Crónicas de Narnia II: la mirada de catasetum*

*Este es el primer aporte, posiblemente involuntario, de Rodrocosita a didactogenia. El mail en que me llegó tenía la siguiente aclaración... que no aclara muco, pero bue, si no entienden pregunten. Los dejo con Rodro.


...vi la crónica e hic mi respectivo comentario e intente seguirla pero m salió culaquier cosa que no es apta para todo público pero como ya la escribi t la mando... el doble cargo me tiene mal, lo único q quiero es llegar a ksa a dormir y cuando toi en ksa boludeo como ahora, y ya q perdí tiempo escribiendo no lo voi a dejar en mi maquina. Igual no se entiende pero bue. Quise poner una foto de los 4 pero, caramba, no saque ninguna. Igual está bien q estemos sólo el trio San Javier porque lo q escribí, es un poco lo que pnsamos todas, un poco, creo. Y por ahi nos entendes algo... (Rodrocosita dixit 2007)

A veces planeamos e imaginamos un viaje perfecto. Pero lo imaginado perfecto para uno no resultó ser el viaje perfecto imaginado por todos. Fueron cuatro viajes planeados e imaginados perfectamente… simultáneamente... paralelamente. Parece un triste final de un viaje de egresados de dos licenciados, una alumna avanzada y una diplomada pero no es así. Imaginarios perfectos que rompen la burbuja y ven lo real. Eso está muy bien. Pienso que eso fue lo mejor… ver lo real.

El aire oberiano le recibió muy bien a los licenciados y a las compañeras unquianas. La tierra colorada, las subidas y bajadas pronunciadas de los caminos, el mate en todos lados, la tonadita, los abrazos de oso de Chacho
[1], la buena onda de Tito[2] para conseguirnos hospedaje en Wanda, la locura de Edmundo[3] con sus historias de yarará, la pasión despanpanante de Berger[4] por las orquídeas, los saltos de los ríos, la garganta del diablo, el estofado de mandioca, las casas de madera, las calles empedradas, el té, las plantaciones de eucaliptos y pinos, la yerba….
Los jesuitas, las ruinas, los guaraníes, el negocio, la pobreza, estar vestidos, desnudos, vivir en casas, vivir en no-viviendas, ¿esta todo bien? las ruinas, estar y no estar, mirar, ser espectador, ¿esta todo mal? Parque Nacional Iguazú, de todos y de nadie, privatizaciones, Menem lo hizo, ¿Menem lo hizo?, explotación de piedras, pulseras, aros, anillos, regalos, chucherias, negocios, vivir, la infancia, ¿la no infancia? el trabajo infantil, la pobreza, señor cómpreme, usted me lo prometió, seguimos en el auto, el no-niño corre, corre, cómpreme, sigue corriendo, cómpreme, sigue corriendo, sigue corriendo, sigue corriendo. Nosotros en casa al lado de la chimenea, cerramos con llave la puerta, nos vamos a dormir. El no-niño sigue corriendo.
Pagamos los 12 pesos para ver las cataratas, pagamos los 4 pesos para tocar la piedra de la buena onda, dijimos whisky, tenemos las fotos. ¿Y?...........Trajimos un kilo de yerba, medio de té, una orquídea, unas chucherias de agata. ¿Y?
Mirar. Observar. Hablar de… Estudiar sobre…
Hacer? Poner el cuerpo? Estar?
Cuándo?
Cuándo
Cuándo?


Se entiende, Licenciado?
Ya se la respuesta.
No.

No importa ta todo bien

Fuimos.
Volvimos.
La post-juntada?


[1] Chacho: el amigo copado del papá de Julia. Nos invitó a comer un alto estofado de mandioca. Excelente velada.
[2] Tito: Rumbo a Cataratas, paramos en Wanda. En una ferretería preguntamos por hospedajes y uno de los hombres que estaba comprando, Tito el pizzero buena onda, llamó a todos lados para buscarnos lugar y precio. Un capo
[3] Edmundo: Un chapa mal que nos acompaño al salto escondido y nos habló de víboras gigantes que pasaron a 1mm de sus ojos. Para más información habría que preguntarle Alecita que se hizo un tiempito para conocerlo
[4] Berger: Un viejo que la tiene clara en el negocio del turismo y quiere robar haciendo cursos sobre orquídeas, platarla, andar descalzos, fumar algo….. Dijo más de 1000 veces la palabra des-pan-pa-nante or-quí-dea. El topo un poroto. Se sabía todos los nombre de las quillicientas especies de orquídeas que existen. Topo tenes competencia en Misiones.

viernes, agosto 17, 2007

Crónicas de Narnia: el león, la bruja y el ropero... y catasetum!!!

Como siempre, como en todo viaje, una noche de sueño interrumpido y ligero precede el momento de la partida. La autoimposición de acostarse temprano para descansar bien y, al día siguiente, que seguro será largo, poder afrontar con suficiencia las desconocidas y cambiantes alternativas del camino, siempre termina jugando en contra: uno acaba por no dormir nada.

Así, recuerdo el punto de reunión, una cocina en penumbra donde me esperaban, a las seis de la mañana, las que serían mis compañeras de viaje.
Ese momento y los tramos nocturnos de autopistas, que de tan conocidos podría recorrerlos sonámbulo, quedan ya en una especie de nebulosa: ¿Tomamos mate antes de salir? ¿Hablamos algo? No recuerdo ni eso ni el momento de cargar los bolsos; solo recuerdo un “tupper” en la mesada, con sánguches de milanesa, del que pregunté si viajaba con nosotros.

A continuación, un distribuidor caminero y la elección -casi azarosa pero feliz- de la vía que deposita en el acceso al puente Zárate Brazo Largo; todo esto, la ascensión inclusive, es un paisaje velado por los oblicuos rayos del amanecer. Son las ocho y veinte de la mañana, en ese momento nos sorprende un mensaje de mi madre, de quien no esperaba signos de vida hasta después de las diez, al que se respondió con la frase “su hijo por ahora se porta bien”.

Después, la ruta 14: solo quedan mil kilómetros para llegar a Oberá.
De esta etapa no hay mucho para recordar. Solo nos llamó la atención la constante compañía de carteles promocionando los “Regionales María”, un comedor al paso donde se sirven manjares exóticos como Yacaré en escabeche o matahambre de de Pacú arrollado, y la forma en que la misma ruta cambia de fisonomía según la provincia que se esté atravesando: buena pero sumamente transitada en Entre Rios, el transito se hace muy tortuoso y creemos que, por ser “la ruta del Merco-Sur”, debería ser de dos carriles por mano; Paso de los Libres marca el límite con Corrientes, gran parte del tránsito pesado se desvía hacia Brasil, con lo que el camino se despeja mucho, pero el estado de la calzada es lamentable, en un tramo somos desviados por un camino provincial -también horrible- por que están repavimentando un tramo de “la 14”; finalmente, entrando en Misiones, nos sorprende el excelente estado de la ruta y la inesperada geografía de abruptas pendientes e intensos verdes, que encontraremos en toda la provincia.
Ya casi estamos.

Entrando a Oberá, la policía caminera me hace unas extrañas señas... demasiado cansado para comprender de que se trata, por las dudas no paro... todavía nos deben estar esperando. Son las siete de la noche y un amigo de la familia Lucas nos espera en la entrada del pueblo para guiarnos hasta lo que será nuestro “centro de acción”.
Bajar, entrar, guardar los bolsos, armar las camas, recuerdo poco y nada.
Ya acostado, en el profundo sueño producto de la larga jornada, los sucesos del día parecen tan lejanos que se hace difícil discernir lo real de lo irreal; solo la mañana podrá convencernos de que estamos en otro lugar.

Hasta acá la primera parte, si alguno de mis compinches quiere completar lo que resta del relato, de buena gana le cedo mi lugar.

Nos vemos

elcersio

martes, agosto 07, 2007

domingo, julio 22, 2007

Live Earth

El 07/07/07, más de 150 artistas participaron de un concierto que se desarrolló simultáneamente en distintas sedes distribuidas en los siete continentes. El objetivo, humilde, concreto, era “salvar al mundo”.

Ahora bien, ¿qué tienen en común, por ejemplo, Roger Waters con Enrique Iglesias, Lenny Cravitz con Shakira, o Julieta Benega con Genesis? (las comparaciones podrían seguir, pero no revisé bien la lista... tampoco vi los recitales).
Muy sencillo, todos y todas son “mega estrellas”, en eso se dan la mano.
Son el prototipo de artista que ha podido “subir un peldaño más”; un peldaño más allá de los fanatismos estilísticos (rock, pop, latino, melódico, etc.) y de los reconocimientos locales. Son los artistas que han podido ingresar al “mercado mundial de bienes culturales”. Si, nos guste o no, todos conocemos a Shakira; y no solo por estar en Latinoamérica, parece que si estuviéramos en Alaska también la conoceríamos... son los beneficios de la globalización.

Representante de estas pampas, unos de los felices participantes del show que llegaría a dos billones de personas en todo el mundo, fue nuestro querido Gustavo Chorrati quien, en el marco de este mega-evento, compartiera escenario y audiencia (en forma virtual) con los mismísimos “Metalica” (grupo que siempre aborrecí por ser fanático de Maiden).
¿Qué pensarían los espíritus rebeldes de aquella época donde la dicotomía “heavy-concheto” se manifestaba, a veces de forma extrema, en enfrentamientos francos entre bandos contrarios? ¿Qué sentirá el rockero vernáculo al ver a algunos de sus grupos preferidos compartir ese espacio con el, denominado así por ellos mismos, “puto de Ricky Martin”?

Al parecer, no es que nuestros referentes se caguen en los principios que ellos mismos inspiraron; lo que pasa es que los guía un fin supremo: la defensa de la ecología está más allá de cualquier bandera ideológica o de género musical... dicho y sea de paso, es una boludez pelearse con alguien por que no te gusta la música que escucha... tanto como pelearse por que no te gusta la camiseta que usa el otro...

Me quedé pensando, en realidad, lo que motivó este escrito fue ver esos estadios repletos y, a sabiendas del consumo energético que eso implica, preguntarme si el tema del consumo no tendrá algo que ver con el calentamiento global[1]. Lo que se me ocurrió en un momento es que una manifestación musical contra la contaminación debería, necesariamente, hacerse con instrumentos acústicos, sin amplificación... con todo lo que eso implica[2].

Pero mi pensamiento iba para otro lado: mega-estrellas... mega-estadios... mega-recitales... mega-tecnología para trasmitir simultáneamente a todo el planeta las performances...
¿Qué es lo que posibilita todo esto?
Muy fácil, la globalización depende de un sistema económico particular.
Pero, que carambola!!! Este sistema económico es el mismo capitalismo salvaje de explotación intensiva que degrada el medioambiente!!!
No tengo mucho argumento para afirmarlo, pero tampoco creo que sea fácil refutarlo: si, por ejemplo, el mundo adoptara el precario sistema de producción que tiene Cuba, no tendríamos los problemas de contaminación que llevan a hacer un “Live Earth"; pero tampoco habrían la tecnología y las mega-estrellas necesarias para hacerlo (se da un típico caso de “huevo y gallina”, ¿que fue primero?).
Por que, sobre todo, para ser una mega-estrella, hay que ser multimillonario (y con un sistema de producción que respete el medio-ambiente nadie podría serlo); esto es lo que tienen en común el ex “Black Sabbath” Ozzy Osburne y Madonna. Y acá se terminaron las contradicciones: las mega-estrellas lo son gracias a un sistema económico que arruina el ambiente y somete a la peor miseria a más de la mitad de la población mundial... y organizan un gran recital para manifestarse en contra de ese mismo sistema que los hace ser lo que son... estos hippies modernos...

En realidad, aunque algunos músicos se negaron a participar en el evento por considerarlo hipócrita[3], no creo que haya hipocresía en esto: en “Live Earth" participaron, por un lado, los famosos títeres o inventos mediáticos (que también agarran mucha plata pero es más la que generan a algún empresario invisible) y, por otro, artistas de enserio pero que, o están quemados por venir de la época sicodélica y nos les importa nada, solo tocar, o necesitan mostrarse un poco para no caer en el olvido (caso Spinal Tap) o, directamente, necesitan promocionarse (caso Genesis y The Police con sus respectivas reuniones). Los artistas con escrúpulos, con principios, no se llenan de guita, no son mega-estrellas y, por lo tanto, no pueden aparecer en Live... igual, que no tengan escrúpulos no quita que puedan ser buenos artistas, una cosa no quita la otra.

En fin, que siga la joda, y si va a explotar el mundo, mejor que sea ya.
Para qué esperar sentados, este tiempo acelerado no nos permite darnos tal lujo.

Reportó, desde el centro cívico de Villa Giambruno:
elcersio



[1] Al parecer otros ya se habían preguntado lo mismo; buscando una imagen para el post me encontré con estas críticas puntuales al evento.
http://www.bottup.com/index.php?option=com_content&task=view&id=1489&Itemid=29
http://www.zona82.com/categoria/musica/madonna-y-live-earth-muy-criticados-por-contaminar-el-planeta.html
[2] Parece absurdo, pero un estadio en silencio ante la necesidad de escuchar sería una buena señal de respeto y de que estamos preparados para el cambio... por otra parte, los volúmenes utilizados en conciertos tambien son considerados contaminación.
[3] Los Arctic Monkeys declinaron la invitación por considerar el evento como "hipócrita" y decir que "sólo con la iluminación del escenario, se está gastando luz para diez casas".
El lider de Pet Shop Boys se preguntaba “quiénes somos los músicos para darle al mundo una lección de lo que deben hacer”.

sábado, junio 16, 2007

Apertura 07, capítulo 03

Resultado: suspendido a los 14min. del primer tiempo por jugador lesionado tras choque con Pomelo.Hoy asistimos, más que a una nueva epopeya cítrica, a un verdadero milagro.
Más allá de lo desgraciado de la acción, que dejó a un contrario en el piso, revolcándose de dolor y esperando a la ambulancia, hay que decir que la mandarina tiene “ese algo”; tiene ese “no se que” imposible de definir pero que nuevamente terminó por hacer la diferencia.
Y si, hay que reconocerlo, los de enfrente estaban más ordenados, más “metidos” y dominaban el juego. Pero que se le va a hacer, en fútbol no siempre gana el mejor, por eso los goles estuvieron siempre a favor del naranja, que solo atinaba a “tirarla p´delante”, hasta el momento de suspender el encuentro.
Ahora, ¿a qué se debió el bajo rendimiento del equipo que venía haciendo las delicias de la afición? Básicamente, se puede hablar de dos causas: las ausencias y una especie de decaimiento difícil de explicar.
Respecto a lo primero, mientras que los extracomunitarios Juani y Bobadilla volvieron a sus pagos, Balcarse y La Pampa respectivamente, a celebrar el día del padre con sus familias, Fatigatty faltó inexplicablemente con la excusa de “tener que cursar” (esto es muy sospechoso... todo es muy sospechoso, desde que se lo vio haciendo un TP con el más forro de los Intercataveta todos sospechan que JP anda en algo raro)... Heber Ludueña sigue sin dar signos de vida, por lo que ya ni lo contamos.
Respecto al decaimiento, es difícil de explicar, pero posiblemente el clima gris y tristón de los últimos días nos haya puesto medio “depres”, sin mucho ánimo para jugar; o quizás es el frió que viene haciendo, que nos condena a quedarnos en casa entortándonos y mirando televisión en vez de salir ha ejercitarnos un poco para estar “diez punto” para el partido del sábado, haya hecho lo suyo... quizás el desgaste físico nervioso y emocional al que nos somete el final de cuatrimestre, los exámenes, lso trabajos y los EGB´s...
En fin, estuvimos horribles, pero ante la posibilidad de jugar los 16 minutos restantes el sábado próximo, ya contando con todas nuestras figuras y con una módica pero ampliable diferencia de “tres a dos” a nuestro favor, ante la seguridad de que la suerte había estado de nuestro lado, camino a casa solo nos dedicamos a marcar lo [poco] bueno que habíamos hecho:
Román: fue el mejor, aunque un poco deslucido ante el horrible juego general del equipo, anuló la mayoría de los intentos de ataque del rival, intentó ordenar el juego y hasta hizo un gol.
Pájaro: hizo dos goles en donde hubo mucho de “buena fortuna”; también intentó jugar y marcar, pero siempre dentro de un contexto de juego de equipo inexistente.
Maltez: avocado a la marca, nos brindó solo uno de sus pases milimétricos... en sus palabras “lo único bueno que hice fue el pase del gol”. Suficiente por hoy.
Pomelo: mientras estuvo en cancha reguló su ritmo para no dejar a su equipo con uno menos antes de tiempo; paradójicamente, dejó con uno menos al rival. Parafraseando a Maltez diría “lo único bueno que hice fue hacer que se suspenda el partido”. También, mientras el defensor contrario caía descoyunturado a sus pies, habilitaba a pájaro para que fuera libre hacia su segundo gol.

Fin del encuentro.
El próximo sábado será mejor.
P.d.: de yapa tubimos que poner a "chanchi" al arco...

sábado, junio 02, 2007

Apertura 07, capitulo 02

... y aparecen los primeros imitadores...


Más allá de lo curioso que pueda parecer esta humilde formación de futsal, que se banca la enorme presión de ataviarse con el mismo atuendo que sus ídolos (convirtiéndose en el “L. N. Alem” de “La mandarina”), quería analizar el tema de las identificaciones: ¿qué es lo que hace que un equipo, una hinchada o una institución se mantenga a través del tiempo defendiendo sus colores?

Tratándose de clubes grandes, la respuesta parece sencilla: la historia y/o el presente; los recuerdos de años gloriosos, perennizados por los cantos de la hinchada*, y/o el saber de que se tiene potencial para conseguir cosas importantes. Además, hay equipos que mantienen ciertas tradiciones: juego elegante, garra, no bajar nunca de mitad de tabla, desarrollar importantes actividades sociales, etc. pueden ser motivos para que el afiliado se sienta orgulloso de portar los colores de un club.

¿Pero, cómo se explica esto en el caso de los que nunca consiguen nada?
Esos que viven eternamente colgados del último escalón de la tabla de posiciones de algún torneo pobre del interior, tratando de salvarse del descenso directo o –directamente- siempre descendiendo, indefinidamente.
A esto encuentro solo una respuesta: los clásicos. Se trata de rivalidades que se forjan a lo largo del tiempo: por tratarse siempre de partidos parejos (a veces ganan unos, a veces otros) o por tratarse de equipos que se encuentran cercanos geográficamente, encuentros como “Guillermo Brown de Madryn-Rivadavia de Lincoln”, “Defensores Unidos-Liniers”, “Berazategui-Central Ballester”, etc. se convierten en toda una motivación para aquellos que, en realidad, no disputan nada.

Ahora, para algunos casos parece imposible encontrar una justificación: yendo al caso particular el campeonato de la UNQ, sirve como ejemplo el caso puntual del equipo llamado “la intercataveta”; en este caso, la pregunta sobre el “qué los mantiene unidos” se hace difícil de responder.

¿Qué los mantiene unidos?, ¿qué los hace volver a inscribirse en el mismo torneo después de sus constantemente patéticas y lamentables actuaciones?, ¿qué los hace no borrar a ese bobo que pudre todos los partidos y no juega a nada? El haber pasado varias veces la primera ronda y el llegar a una definición por penales contra la gloriosa mandarina parece poco de que jactarse.
Lo peor, esto es lo más difícil de explicar, es que los hemos visto llorar y consolarse entre ellos después de dicha eliminación por penales... en este campeonato super amateur!!!, como si fuera un desafío internacional y como si ellos fueran muy buenos y la vida fuera tremendamente injusta por dejarlos afuera en instancias tan tempranas... no, la vida puede ser muy injusta, pero este no es el caso.

Sigo: su actitud es totalmente incomprensible, nunca ganaron nada, nunca pasaron los octavos de final y nunca van a hacerlo, no tienen potencial (possest). Tampoco tienen un “clásico”: quizás alguno de nosotros, yo incluido, se equivocó mencionando al partido de la fecha como tal pero no, graso error, era un partido especial, por que ellos, después de ser eliminados en “octavos” dos veces seguidas por la misma vieja mandarina (la última, con aquella histórica definición por penales donde, remarcando la incompetencia de los vencidos, la valla cítrica se hallaba vacante), iban a querer ganar si o si. Pero bue, solo con las ganas no alcanza.

Sigo pensando en qué es los que los une: siempre los mismos tarados, ataviados con sus horribles camisetas de River a la que veneran como si se tratase de hábitos merovingios. Siempre los mismos cinco rústicos entre los que no se encuentra siquiera uno que pueda dar el plus de calidad necesario para obtener algún buen resultado. Tampoco se sabe que los hace salir sacados a matar a patadas al rival, como si con eso lograran algo.

¿Dónde comienza su “novela grupal”, cuál es su “mito de origen”?
Quizás habría que buscar alguna pista en su nombre, y para esto primero habría que saber que es “cataveta”. No se, con los agregados de “inter” y su artículo “la” parece algo importante, como una nave interespacial...
Quizás ese nombre rimbombante tenga que ver con la actitud, aunque también, posiblemente, les esté jugando en contra: mientras unos elegimos un nombre que nos caricaturiza, quitándonos toda presión respecto a “lo que hay que demostrar”, los otros eligen un nombre ostentoso, que los obliga a justificar su soberbia y los somete a una presión cada vez más grande a medida que no aparecen los resultados.

Nuevamente me pregunto, ¿qué carajos es la intercataveta?
Quién sabe, puede ser la Biblia pagana con la que adoran a sus falsos ídolos riverplatenses (panteón en el que se pueden encontrar mártires nefastos como Ricardo Rojas o Pipino Cuevas) o la pastilla que les levanta a niveles increíbles la autoestima.

Para mi, La Intercataveta es solo una construcción ficticia: fundada sobre la piedra de la creencia de que son buenos pero pierden por que el mundo (en especial el réferi) entero conspira contra ellos, uno se pregunta cuánto tiempo tardará en desmoronarse. ¿Cuánto tardará su piedra basal en convertirse en arena?
Creo que esto está sucediendo poco a poco, a puro mandarinazo.

Firmado:
El mismo maleducado de siempre.

P.D.: hasta acá fue una especie de análisis psico-sociológico de las alternancias del momento.
Supongo que el análisis propiamente futbolístico del encuentro entre la humilde [pero que si tiene motivos para estar unida] mandarina y los infelices ya mencionados aparecerá en estos días en el blog de Veleta porque, como dijo el diez cítrico, “lo de Fatigatty” es más popular.


*Estos cantos son un tema aparte, crean imaginarios donde el honor pasa por “seguirte a todas partes” sin que “aunque ganes o pierdas me importe una mierda”. Quizás, si la gente dejara de ir al estadio cuando ve que su equipo entra en decadencia, los dirigentes no podrían vaciar y hundir sus clubes tan tranquilamente... demasiado tarde para Racing e Independiente, los de River tal vez estén a tiempo.

domingo, mayo 20, 2007

Apertura 07, capítulo 01

Finalmente, para La Mandarina no hubo primer partido de la temporada.
Parece que los desprevenidos ingresantes del combinado denominado “FUCK BUSH”, al indagar sobre los antecedentes de su rival, decidieron evitar un bochorno mayor y directamente no aparecer por el gimnasio de la UNQ.

La noticia fue mal recibida por un plantel cítrico que, ante el síndrome de abstinencia futbolística y la necesidad de justificar el viaje desde lugares tan remotos como Carlos Tomás Souriguez o Bernal Oeste, se enfrascó en un apasionante “torneo de penales con pierna cambiada”*.

En eso estaban los muchachos que se quedaron pateando cuando, en la cancha contigua, concluyó el partido que CEPA ganara a otros desprevenidos ingresantes; y, viendo que habían suficientes personas en pantalón corto como para reemplazar a los miembros de la mandarina que ya se habían mandado mudar, se propuso organizar un “amistoso” con el, hasta ese momento, exultante equipo trotskista

Pero la exultancia les duró poco.
Para ser exactos, solo les duró diez minutos: diez minutos fue el tiempo que la mandarina tardó en acomodar las piezas desconocidas a su esquema y empezar a revertir el dominio inicial y la diferencia de tres goles que había establecido CEPA. A partir de ese momento, juego y conquistas de los naranjas iniciaron un alza sostenida que se mantuvo hasta que (cuando el representante de Educación en el equipo de CEPA, en medio de un escándalo de recriminaciones entre compañeros, abandonara intempestivamente el recinto) dieran por finalizada la partida.

Así concluyó esto que, a pesar de no ser más que una práctica informal, dejó enseñanzas para todos: unos aprendieron (o más bien recordaron) que tienen la mística copera y las condiciones para pelear por cosas importantes; los otros aprendieron que a los equipos del ingreso les gana cualquiera y que con tener tres gordos que “la pisan” no alcanza para jugar a ritmo de campeonato.

Será hasta la próxima fecha cuando, espero, habrá un partido que comentar.

Saludos

Para destacar:
-La presencia de Lucas, seguidor incondicional, siempre dispuesto a correr los cierres de sus pantalones que se convierten en bermuda para entrar a jugar en la posición donde se lo necesite.
-Sin hacer nombres, el fantástico nivel y entrega que mostraron todos los representantes de La Mandarina y sus invitados.

El episodio lamentable:
-Los pocos hinchas que concurrieron para presenciar el encuentro se ubicaron en el extremo más alejado de la cancha auxiliar, a unos treinta metros de donde trascurría la acción. Desde ese lugar, se dedicaron a estarse quietos como dos marmotas invernales... sin saltar, sin cantar, sin alentar, sin escupir al line-man, arrojar objetos contundentes o insultar a los contrarios. Para peor, cuando el capitán de La Mandarina se acercó para pedirles que lo inviten a tomar una birra, le respondieron “fuimos a comer, así que no tenemos más plata”.
Estas cosas son las que alejan a la familia del futbol.



*Competencia ganada por Lucas, con un acierto sobre diez pateados... el otro en convertir había sido Pomelo, pero fue descalificado por los jueces al comprobarse que el remate con el que pudo vencer la valla de Maltez había sido realizado con su pierna menos no-hábil.

miércoles, mayo 16, 2007

Aunque a Sessa no le guste…

La expresión resulta más que elocuente; este entrañable personaje, este adalid del “Fair Play”, se acaba de anoticiar sobre el inminente inicio del certamen al que el mismo llegó a tildar de “insulto a la belleza y al buen nombre de este noble deporte".


Así es, este sábado 19 de mayo comienza el “campionato UNQ apertura 07”; y será a las 14hs cuando “La Mandarina Mecánica” enfrente su primer desafío del torneo.

En un principio, al equipo naranja le estaba reservado el pase directo a segunda fase, es decir, jugaba su primer partido el sábado 26 por falta de rival; pero parece que, a último momento, se anotó otro equipo y por eso se juega este sábado.

En declaraciones exclusivas para este medio, el capitán del equipo cítrico explicó “hay que ponerse las pilas por que NO HAY PRIMERA RUEDA, por el poco tiempo que resta de cuatrimestre, TODAS LAS INSTANCIAS SON ELIMINATORIAS… Si pasamos el primer partido (contra unos pichis del ingreso llamados Fat Bush, o algo por el estilo) el siguiente desafío es contra los putos esos de CATABETA, nuestro archirival”.

Además, Pomelo agregó que el equipo necesitará lo más posible del apoyo que puedan aportar sus simpatizantes, por supuesto, desde afuera de la línea de cal; para esto, se está conformando el equipo oficial 07 de porristas de la mandarina, liderado por la [poco o nada] sensual y carismática Zuzie…

Desde ya, aunque a Sessa no le guste, quedan tod@s invitad@s a presenciar los encuentros del mítico equipo cítrico y disfrutar de la fiesta del deporte que reúne multitudes.

Será hasta la próxima.

sábado, mayo 05, 2007

Resucitando muertos

“BEFORE”
1- Camiseta de Boca “NIKE” original.
2- Pedales de efectos varios, importados.
3- Guitarra “Fender Stratocaster” USA, Ingwie Malmsteen signature series.
4- “Marshall JCM 900”: una especie de sueño del pibe, el sonido que eligen los más grosos guitarristas de rock desde comienzo de los 60´. Un amplificador muy versátil, con solo ajustar su control de “Gain” se pueden obtener desde sonidos “crudos” a lo Hendrix, bluseros a lo Baughan, progresivos a lo “Purple” o “Floyd”, hasta los más “pesados”, desde “Sabbath” a “Megadeth”... ya lo dijo el querido Janick Gers (Maiden) “no encuentro alternativa a la combinación Fender/Marshall”.

“AFTER”
5- Camiseta de "herramientas Stainless”, garroneada en una ferretería.
6- El mismo Pomelo dando testimonio de lo cruel que puede ser el paso del tiempo (por suerte salí desenfocado, y en la otra me escondí p´que no comparen).
7- Guitarra nacional, sin marca, hecha por luthier colgado...
8- “CERSIOLITO”, amplificador de guitarra armado por sigo sismo, es decir por yo.

CONCLUSIONES:
A no asustarse, aunque bien podría, esto no intenta ser una triste semblanza sobre las consecuencias que las políticas económicas de los noventas tienen en la actualidad.
Es cierto que por el “uno a uno” que nos permitió, por ejemplo, equiparnos como si fuéramos “Dire Streets” (aunque solo tocáramos en tugurios, cumpleaños de quince y sociedades de fomento) el país se hundió en un pozo de deudas (externas e internas) de las que quién sabe cuando iremos a salir.
Pero mi “After” es un poco engañoso. Por lo menos yo no terminé tan endeudado como el país, no tuve que vender todo para tapar los agujeros dejados por la época de la plata dulce: al Marshall lo vendí por que era muy grande y pesado para el uso que le daba (su mejor virtud fue su fin), y no me arrepiento, a cambio compré un Fender chiquito, también valvular, que embeleza... aunque a veces extraño usarlo como aconsejaba el tipo de la casa de música... “esto se usa con todos los controles al mango”... te hacía temblar el culo el guacho!!!.
La guitarra, aunque nacional y sin marca, está bien armada, tiene buena madera, y adentro le metí la mejor merca... es como un fitito con motor de torino... vuela!!! Creo que la única relación que tiene con esta época es que me la hice para no tener que andar en la calle con la Fender, por los choreos vió... A los pedales los vendí para, aprovechando la estadía de mi amigo en yankeelandia, conseguir unos más mejores.
El “cersiolito”, en realidad, también data de los 90´: es el circuito de un “marshalito” (miniatura del JCM 900) al que le fabriqué un gabinete de madera por que el suyo –de plástico- con el tiempo se fue destartalando... me iba quedando muy feo, ya les conté lo que fue el proceso, estaba cada vez más deprimido por la dificultad y los resultados, por eso tardé un montón en terminarlo. Al final, con algo de masilla, pintura y laca transparente lo pude enderezar; quedó lindo y suena bien, y a demás es re-prástico!!!
Qué más... si, que hoy ni se me ocurra gastarme 150$ en una camiseta original (que cosa, a la otra la había pagado 50$... parece que todo subió tres veces, menos los sueldos) es claramente consecuencia de la crisis... y el deterioro personal, bueno, eso no.

Y, a qué viene todo esto?
La verdad no se, a mi me gustan estas cosas, pero quizás sería mejor contárselas a otros “fetichistas del sonido” como yo... como no tengo ninguno a mano se lo cuento a uds.

Ahh, casi me olvido, la flecha “9” señala un televisor Sony 27” que mi viejo compró para ver el mundial del 82´. A esto venía el título, se la bancó hasta hace poco y, en realidad, lo jubilamos por que tiene pocos canales (no se puede ver el cable) y cero entrada para video digital... yo ya estaba pensando vaciarlo y usar el hermoso gabinete de madera lustrada para armar un sub-woofer.
Tardé como dos años para terminar el “cersiolito”. El mismo día que terminaba los últimos detalles a mi viejo se le ocurrió llevar el Sony al quincho, para mirar la carrera (la transmite el 13) los domingos, mientras hace el asado.
Ese día resucitaron dos muertos.

Nos vemos.
P.D.: Como dije, con el siguiente post se cerraba la subasta; es decir, quién no ofertó, alpiste.
Los felices adjudicatarios son “Pastorcita de Topos”: ambos me llevaran de paseo, el pagará la birra y ella pondrá los brownis. Invito a la Elfa a tal salida, para no ser impar y para, con sus cartas de “invasión extraterrestre”, amenizar la velada. A si, también tenés que llevar tus anteojos “pajita de tomar zucoa”, así la birra pega más!!!

viernes, abril 27, 2007

WALKMAN AIWA

Rubro 34:
Audio, TV y video -->Audio -->Audio portátil -->Walkmans -->Aiwa

La sección “Artículos Vintage” de los clasicersios se complace en presentar este hermoso graba-reproductor analógico a cinta de cassette.
Puede grabar mediante un micrófono externo conectado a la entrada “mic in” o mediante su “built-in-mic” (micrófono incorporado). Además tiene un selector de radio “onda corta” y “frecuencia modulada”.
El estado del mismo es “a reparar” ya que no funciona el mecanismo que hace avanzar la cinta y, además, necesita una limpieza general de teclas y contactos.

Ya se, a esta altura se estarán preguntando cuál es la ventaja de hacerse con esta porquería por estos medios.
La ventaja es que el producto no tiene un precio establecido, lo someto a esta especie de subasta donde el pago puede ir desde un simple “gracias, con esto la zafo”, pasando por mates con pastafloras o tragos en boliches barios, hasta llegar a dinero en efectivo o pago mediante favores sexuales*.

La onda es así, como no lo uso, ni me caliento en averiguar cuanto cuesta repararlo. Pero quizás se arregle con poco y le pueda servir a alguien que necesita un grabador de periodista y, por cuestiones económicas o -simplemente- por que prefiere "el encanto de lo antiguo", todavía no ha entrado de lleno al mundo del audio digital...
Así que ya saben, si alguno/a de uds. lo necesita, o saben de alguien que, no duden en chiflar, que se lo tiro por la cabeza al mejor postor.

Nos vemos


*La aceptación de estos últimos como moneda de cambio queda sujeta a la consideración de quien suscribe.
**La foto es ilustrativa, por razones de higiene no se incluyen los auriculares, cualquier duda haga una consulta al “seller”, que será respondida a la brevedad.

martes, abril 17, 2007

Bailando por un clavo de titanio...

Primera persona:
Tuve un compañero en primer año del secundario al que, aunque odiara que lo hiciéramos, llamábamos “Papo”.
No se si llamarlo amigo, pero vivía en el barrio, y siempre íbamos a jugar a la pelota a su casa. Mucho tiempo después nos volvimos a cruzar, en la escuela de música y, hasta hoy, cada tanto nos cruzamos por la calle, pero eso no viene al caso.
Viene al caso recordar aquella temprana adolescencia, época en que veíamos como terreno misterioso y desconocido, como “jardín de las delicias” donde todo estaba por descubrir, a la sexualidad y, más precisamente, al sexo opuesto.
Papo nos apabullaba con sus teorías sobre anatomía y sexualidad, ambas, por supuesto, femeninas. Teorías inverosímiles en un sentido: éramos imberbes pero no tarados, sus teorías podrían cumplirse en la fantasía, pero nadie que lo conociera podía creer, como el mismo afirmaba, que eran deducidas a partir de su intensa práctica amatoria...
Intensa práctica amatoria, graben eso. Por ahora solo importa recordar esa época en que intentábamos hacernos al mundo de los adultos mediante la prueba y el error, mediante mil torpezas cometidas entre bailes escolares e intermediarios todavía más torpes que nosotros mismos.

Segunda persona:
Lo recuerdo en un bar, entre cerveza y cerveza teorizaba sobre “la importancia de coger mucho”. No sabría (o querría) definirlo físicamente ni como persona, solo digamos que, al parecer, le ha estado escupiendo el asado al mismísimo bloger de “en cupido ases elado”. Como ven, esta persona también alude a una “intensa práctica amatoria” aunque, en este caso, la edad hace más creíbles sus relatos... por que ya no tenemos trece años... yo qué pienso... por ahora me guardo mis prejuicios.

Tercera persona:
Me llamaste a las nueve de la madrugada.
No entendí mucho que querías, tampoco te di mucha bola, pero el asunto tenía que ver con llegar tarde, así ellos (tu amigo y tu amiga, que no son amigos entre sí) trabajaban juntos... hacías de torpe intermediaria.

Más allá de las torpezas, y de que yo no recordara que tenía que hacer, si tenía que llegar tarde o temprano, esperarte o no, tu plan más o menos se cumplió. Estaban solitos en una mesa, sin dar cuenta de la existencia de los demás pero, al verlo a el, a la segunda persona, caí en la cuenta de que toda esta tramoya, tan típica entre adolescentes, después de cierta edad resulta absurda y patética.

Segunda persona:
Viendo esa imagen tan de “baile de la E.E.T.”, viéndote encorvado y sin saber donde poner las manos, mucho menos las palabras... tanta torpeza... me trajiste del recuerdo a Papo, con todo lo que eso implica.

Nos vemos.