domingo, octubre 07, 2007

The pilgrimage... la caminata surrealista del pomelo.

En mi caso, más que una cuestión de fe, fue una “cuestión de peso”.
Para el no creyente, la caminata de Liniers a Luján solo puede justificarse por una especie de “gusto por la actividad física” y las ganas de “hacer la experiencia”. Como le decía a mi hermano, “era una boludez que una vez en la vida tenía que hacer...”.

Por supuesto, nunca más.

La primera parte de la travesía me dediqué a reírme de todo: del cansancio, de las ampollas, de los que me ofrecían pastillas para los calambres y el dolor, de los que vendían medias y plantilla, de los 65 kilómetros y, sobre todo, de las pancartas que decían “fuerza peregrinos, la madre los espera”.
“La madre de quién”, dije a modo de broma, “la mía quedó en casa... debe estar meta sánguche de bondiola... a no ser que esa guacha se haya tomado un bondi para darme la sorpresa cuando llegue...”.

Así fue como mi inclinación a contradecir todo compensó mi falta de fe: no quería claudicar para no tener que bancarme a los catolicones que me acompañaban diciendo cosas como “nosotros llegamos por que nos guía el señor...” o algo por el estilo. Se la tuvieron que guardar, empastillados y todo, llegaron después que yo.

Igualmente, debo reconocer que, en los últimos tramos, cuando el mal humor comenzó a ganarme, acepté (siempre para mis adentros) que se trata de una empresa injustificable desde cualquier lugar que no sea la fe: los otros venían cantando y dándose fuerza, por una promesa o para llevar un deseo. Ellos creen, pensé, y –equivocados o no- parece una buena razón para seguir. Por mi parte, "cuando quiera hacer deporte, iré hasta la plaza de Ranelagh y listo, corro hasta donde me de el cuero y cuando me canso me subo al auto y me vuelvo a casa... [si no es la fe] quién carajo me manda a ir hasta Luján..."
A la iglesia ni entré, era un kilombo de gente, "cuando quiera conocerla, me voy tranquilo en auto un día que no haya nadie"... la tenía con lo del auto... En cuanto a los deseos que me movían, preguntó una tía muy creyente, eran solo dos: “llegar y que esté la combi” y “que la combi me lleve rápido a casa”... a pesar de mi apatía, la virgen concedió...

Cabe aclarar que estos pensamientos entre comillas no fueron el resultado de estar sintiendo en el cuerpo los estragos de tamaña actividad: intensos dolores musculares y articulares, calambres, ampollas, un agotamiento físico del que se tarda semanas en recuperarse, son síntomas de los que me advirtieron mucho pero que –por suerte- no sentí.
La verdad, llegué mucho mejor de lo que esperaba, solo tengo alguna pequeña ampolla –que no llegó a reventarse-, una saludable tonalidad carmesí en el rostro, y un considerable dolor en la planta del pie derecho causa de una mala elección de calzado... nada más, si no fuera por el pie que me obliga a caminar como un pato diría que “estoy como si nada”, (y hasta me hubiera animado a pegarle unas vueltitas a la plaza) pero como me dijo “Diente”, mi compañero de caminata, “¿qué querés, llegar y –encima- que no te duela nada?”.

En fin, si no lo vuelvo a hacer es por que se me hizo insoportable la ansiedad, en un momento quería “llegar ya”, y no llegaba más. Por eso, cuando me despedía de los promesantes que me acompañaran y alguno me preguntaba si contaban conmigo para la próxima, yo le decía
“me voy a tomar el año que falta para pensarlo bien...” .
Es decir, nunca más.

el[místico]cersio

4 comentarios:

Fabricchio dijo...

Felicitaciones Pome...es un logro fisico groso..ahora...ahi debe haber algo espiritual oculto...no lo podes negar....sos un enviado del señor oculto...un mesias a punto de explotar su espiritualidad y todavia andas haciendote el positivista por la unq tratando de ocultar tu verdadera esencia...yo te seguiria en la iglesia pomeliana...alabado seas pomel9....Es palabra de pomel9 te alabamos Sr.

como salio la manda a todo esto?

Uno de nosotros dijo...

La verdad debo darte la derecha en eso, algo oculto se ha manifestado por uqe el partido que ganamos ayer... igual, el milagro radicó -más que nada- en tener en frente a unos adolescentes inveterados que mucha pisadita pero de agresividad nada... ganamos cuatro a tres con tres goles de Maltez y uno (muy lindo, por cierto) del pomelo, siendo el primero lo mejor del equipo y el segundo, junto con JP, de lo más decadente que se haya visto por estos lares... Ever bien pero le falta un poco, Bobadilla cumplió.
Para el próximo tenés que estar por que yo viajo a Córdoba.
Nos vemos

Fabricchio dijo...

la manda tiene mistica es asi....quiero mas detalles del match...

Ayito dijo...

Escuchame cercio.. te sacrificas por la virgen prostituta y no te sacrificas por tu novia y tus compañeros de facu? dejate de joder, eso no es actividad fisica es obediencii cristiana.. una mierda... en fin sabe que soy atea. sacriifcate por nosostros y pone el auto para trasladar la parrilla a lo de Rosi del Río y te recompensamos con un cajón de cerveza...