viernes, enero 04, 2008

La despreciada…


Bueno Sardú, sobre tu comentario: sabés, fue sin mala intención ni sospechando nada... solo te di ese libro por que me habías llamado "despreciativo", ¿te acordás?


Entonces, fue "el desprecio" de Moravia para vos.



Ahora, es cierto, ese libro pasó por varias manos y a todos les comió la cabeza el tema de la infidelidad, pero yo me quedé con otra cosa: esa especie de reconciliación que ocurre siempre después de la muerte.



El personaje se encuentra en la playa con su mujer, que le había sido infiel, y alquilan un bote; así navegan hacia unas grutas donde había una playa escondida muy linda, y parece que se reconcilian, y garchan, y es todo muy romántico, pero el se duerme y cuando despierta ella no está más.



Empieza a buscarla desesperadamente, vuelve a la población y allí recibe la noticia de que su mujer había muerto hacía horas en un accidente de tránsito, junto con su amante… parece que el tipo había delirado o soñado todo el episodio.



Este tipo de episodios aparece mucho en la literatura (podría citar algo en Lovecraft) y también la vida real: ¿nunca les pareció ver a alguien y después enterarse que la persona había muerto hace tiempo? A mi me pasó con la abuela de un amigo, la vieja estaba esperando el bondi y yo me hice el dolobu p´no saludarla, por que era de esas que te chupetean todo… sin embargo, a la semana mi vieja me viene con el chisme: “viste, murió la abuela de Jorge… hace un mes”



Bueno, esa era una vieja re-buena, solo un poco babosa, pero también existe gente mala, de mierda. Sin embargo nunca nos vamos a encontrar lápidas con leyendas del tipo “por fin se murió este hijo de puta!!!”



A esto me refería con lo de “reconciliación después de la muerte”.



Respecto a lo que leyó Moniok, me parece que lo interesante está en las relaciones: muchos escritores futuristas imaginan un mundo promiscuo, sin embargo, Asimov imagina una familia tradicional, donde al tipo, por su laburo, se le presenta la posibilidad de tirar una cana al aire, pero al final se frustra. Al personaje no parece mortificarlo mucho, se perderá de disfrutar el sexo con gravedad cero, que le iba a costar el premio que le dieron por la misión cumplida, pero bue, justo a tiempo llegó su jermu, para tomar como un presente el cheque que era para la otra, y para continuar normalmente las vacaciones que habían planeado… pero no me acuerdo más, podés contarnos algo de eso?



Nos vemos


5 comentarios:

ayito dijo...

No, no recuerdo cuando te dije eso.. ni mucho menos cuándo fue.
No recuerdo mucho lo que digo, estoy algo GAGA...
Pero me acuerdo lo qeu vos dijiste de necochea.
saludos.. nos debes un café batido...

moniok dijo...

Puede que los escritores futuristas tengan ideas promiscuas, la vida no es más que un reciclar, recrear o traer de nuevo costumbres pasadas, es posible que nos hayan acostumbrado a ser fieles en el matrimonio pero la vida tiene esas cosas, uno debería hacerse cargo de lo que siente por el otro, en el caso del protagonista por la mujer que eligió para toda la vida...
Evidentemente nada es eterno solo la muerte, y porqué no disfrutar lo que se nos presenta en un momento y vivirlo como si fuera el último...
Tampoco podríamos ir por la vida de trabajo tirando canas al aire a cada rato, yo tendría millones de canas al respecto pero prefiero conservarlas en mi cabeza, los reflejitos quedan muy bien!!!!!Jaja!
Creo que lo importante es que si verdaderamente amamos a un otro u otra, por qué necesitamos a veces tirarnos una cana al aire?
Diría G. Marx "No tengo respuestas para casi nada pero sin embargo tengo preguntas para casi todo"
Bueno ahí mi comentario, no se si responde a lo que referías con "podés contarnos algo de eso?"
Buenas vacaciones
Cariños
Moniok

Yo dijo...

Sardeaux, ya sabés: lo del café (ahora, te resultó gracioso por que estabas del orto, como todos) cuando quieran, lo de Necochea está sujeto a disponibilidad...
Se me ocurrió estaría bueno que cuentes la vuelta a Quilmes desde que me dejaron a mi (la invitación fue por que me sentía culpable de haberlos hecho venir hasta la loma del orto)¿fue tan bizarro-peligroso como el rayecto hasta mi casa?

Moniok, todo un tema eso, si alguien tiene alguna reflexión y quiere que la cuelgue, ya saben...
Ahora, lo que está en el fondo es muy sencillo: somos animales que se imponen la obligación de ser Monos y Gamos (ahi va una carita) y en algunos casos se hace dificil soportar esa artificialidad.

Nos vemos

Mayam dijo...

ja! Justo, sobre todo porque el que manejaba era yo!

Cafe batido a las 4 de la mañana!! jajaj inconcebible.
pero fuera de serie!!!

Mayam dijo...

ahh, me olvidaba, lo peor de todo fue que cuando deje a cada uno en su casa, el putisimo auto casi llegando a mi casa, se paro!!! hijo de puta, y yo sin nada de nada de mecanica!!!
resulto ser la alarma puta que andaba medio mal, zafe, pero casi que lo cierro y me voy caminando!! jajaja